Antes que nada, se debe respeta esta regla: no encienda el aire acondicionado si lleva meses apagado. Si lo hace, aunque sea unos pocos segundos, lo único que conseguira es rociar con suciedad y bacterias la habitación.

1. Limpiar los filtros

La misión del filtro es asegurar la calidad del aire que respira recogiendo los ácaros,  bacterias y los virus.

Para limpiarlo abre la tapa del split inferior, saca el portafiltros y pasa una aspiradora suavemente. Si lo ve muy sucio puede sumergirlo en agua fría. ¡Nunca en agua caliente! Podría dañarlo. Puede, incluso, cepillarlo con jabón antibacterial y aclararlo con abundante agua.

Ponga a secar el filtro en una zona donde no haya luz solar directa ni otra fuente de calor. Recuerda limpiar a fondo los tubos que se encuentran en el split detrás del filtro. Esto eliminará las bacterias.

Déjalo un rato abierto para que se seque. Después de unas cuantas horas vuelve a colocar todo en su sitio.

2. Limpia el split interior

Con un poco de agua con jabón limpia con cuidado el split, concentrándose sobre todo en las rejillas, un lugar donde se acumula mucha suciedad.

Cuando haya terminado, puede secar la zona con un paño limpio.

3. Compruebe la unidad exterior

Este paso es mejor que lo haga un profesional, no obstante puede revisar algunos aspectos básicos.

Verifique que tanto las entradas de aire como el tubo de desagüe no se encuentren obstruidas. También es conveniente limpiar con un cepillo o con aire a presión la batería de intercambio para su buen funcionamiento.

4. Examine el gas refrigerante

Inspecciona la carga de gas refrigerante para cerciorarse de que no existen pérdidas. Si su equipo requiere de muchas cargas de gas durante un solo verano significa que tienes una fuga.

Búsquela y repárela. Si no sabes cómo hacerlo, será conveniente contactar con un profesional.

5. Use su aire acondicionado de forma responsable

Una temperatura alrededor de 24 grados es más que suficiente para conseguir un ambiente confortable.

No cambie constantemente la temperatura, ya que eso producirá un mayor consumo eléctrico. Y si va a mantener el equipo sin usar durante un tiempo es mejor cubrirlo con un protector.

Ahora solo tiene que acordarse de apagarlo. Porque siendo francos, ¿cuántas veces se ha ido a la cama con el aire acondicionado encendido?

Sea responsable: no gaste más de la cuenta.

Quizás le pueda interesar: ¿Cómo funciona un aire acondicionado?